MOTO / 01

Es posiblemente el movimiento de moto más influyente que el mundo haya visto jamás. Nacido en las calles de Inglaterra en los años 50, su cultura aún crece por todo el mundo. Nunca habrá una moto o piloto Cafe Racer iguales.

El corredor de cafe es a la vez hombre y máquina. Con su espartano aspecto y su agresivo estilo, la Cafe Racer es una de las máquinas más distintivas y admiradas del mundo. Su impacto en la industria del motociclismo incluye motocicletas legendarias de alto rendimiento como la Bonneville de Triumph, la CB-750 de Honda y la Z-1 de Kawasaki.

El movimiento “Cafe Racer” puede haber nacido en Londres en los años 50, pero se ha convertido en una subcultura que abarca el ansia de velocidad, el entusiasmo por el rock and roll y, en última instancia, el eterno orgullo por una emoción que está siendo revivida en todo el mundo.

Uno de los lugares de nacimiento Cafe Racer fue el Ace Café de Londres. El Ace era uno de los muchos cafés que proporcionaban un lugar de encuentro para los jóvenes y sus motocicletas en los años 50 y 60

Cafe Racer

El deseo de hacer que sus motos de calle normales fueran más rápidas y se parecieran a las máquinas que utilizaban los pilotos británicos como Mike Hailwood y Geoff Duke formaba parte del carácter del piloto del café.

Las carreteras no eran lo que son ahora, con todo, empezando por la mala iluminación de las carreteras hasta la grasa de los ejes de los coches y camiones, convirtiendo cada curva en una potencial trampa mortal. El intento y el error estaban a la orden del día y los Rockers, que experimentaban con innumerables modificaciones de rendimiento, llegaron a crear motos que aún son respetadas por los aficionados al go-fast. ¿Valientes? ¿Locos? ¿Brillantes visionarios? ¿Adictos a las emociones fuertes? Los Rockeros fueron y son todo lo anterior, por lo que la cultura del Café Racer aún vive no sólo en las calles de Londres, sino en todo el mundo. Entusiastas de todas las edades están construyendo de nuevo motos de alto rendimiento en sus garajes, máquinas que continúan la tradición del Café Racer.