Honda CB750

Un poco de su historia

Cuando se piensa una construcción personalizada que alguien hizo sin ser un profesional, es muy probable que surjan ideas de un trabajo más humilde, con algún que otro trozo de cinta adhesiva y cables que aparezcan colgando por alguna parte. Pero Pedro, nos presenta esta Honda CB750 que es una increíble trabajo para su regreso al mundo de la moto.

Después de un largo período sabático de las motos, Pedro recuperó el entusiasmo y decidió crear una máquina a su medida. El proyecto perfecto sería una Big 4 Build, un retorno a las motos que usaba cuando era joven y con el estilo de los Cafe Racer que tanto le gustaba. “Encontré una Honda CB750 y decidí que sería la mejor base para mi futuro proyecto”. Ya tenía una Honda, la CB250 en la que había estado trabajando, así que decidí ir a lo grande con esta.”

Cuando la CB750 fue entregada en el transporte de motos contratado, Pedro descubrió que no arrancaba. “! Joder, me han engañado!” pensó. Por suerte, un cambio de filtros y aceites con una puesta apunto de la máquina expulso a los diablillos que se habían instalado en la CB750 y ahora ronroneaba a la primera patada. “Las primeras veces hubo problemas de salida de humos, pero nada que no se pudiera arreglar con un poco más de trabajo.”

La Honda CB750 es una base muy popular para convertirse en piloto de Cafe Racer y para casi todo, por una buena razón. Son máquinas que han soportado el paso del tiempo, siendo una de las primeras superbikes, la CB750 tiene un gran rendimiento, un sonido increíble y un aspecto increíble. La CB750 de Pedro no es una excepción. 

El escape 4 en 1 emite un estruendo verdaderamente explosivo que ofenderá a las señoras mayores en las calles. Estos neumáticos acentúan su robustez y su aspecto atractivo. La CB750 es el Staffordshire Terrier del mundo Cafe Racer.

“La tarea de construcción de la CB750 llevó unos 6 meses para finalizarla. Le dijo a su mujer que probablemente tardaría un año, pero una vez que empieza algo no puedo parar. Pasó mucho tiempo investigando lo que quería para la estructura de la CB750, buscando piezas e inspiración de todo el mundo. “Es como en Navidad, cada vez que los paquetes llegan a la puerta desde varios puntos del planeta” Comenta Pedro, hice todo en la construcción yo mismo, incluso construí una bomba de arena en un cubo de la basura para ayudar a limpiar todo. 

Encontré un gran proveedor de piezas Honda que necesitaba para la CB750, así que decidí reemplazar casi todo. Luego lo volví a pintar todo de nuevo, lo que me ayudó a reducir el tiempo para poder hacerlo solo de una vez y hacerlo bien. Había un montón de personas siguiendo el proyecto y espero que el resultado, sea el esperado, nos comenta.

Esta Honda CB750 con el color amarillo junto al negro y la mascara escondiendo el faro es un trabajo excelente, esperamos ver mas obras de este constructor aunque según nos cuenta, ” la CB750 es la última…  no tengo espacio para mas motos”